BlogImage

Acoso escolar a través de la tecnología

El acoso escolar o bullying es uno de los grandes riesgos para la salud psicológica de niños y adolescentes. Es una situación de violencia constante, física o psicológica, que se efectúa por un escolar o un grupo de escolares contra otro alumno que no puede defenderse. Es una forma de maltrato que, según los expertos, puede provocar depresión al afectado.

El bullying tiene su principal escenario en las escuelas. Esta agresión física o psicológica se desarrolla en los pasillos de los colegios, en los patios, a la salida de clase. Pero los expertos alertan de que aumentan los casos de "ciberbullying", que es cualquier forma de agresión intencional y repetida que genere abusos de poder a través de las nuevas tecnologías, como el correo electrónico, los chats, los celulares o las redes sociales, entre otros.

Del correo electrónico al vídeo difamatorio 
Las formas de ciberacoso son tan variadas como las posibilidades que permiten las nuevas tecnologías. A menudo, se repite la fórmula que se lleva a cabo cara a cara: los acosadores insultan a la víctima por correo electrónico, como también lo hacen en persona. Otras formas de ataque consisten en hacer montajes de video donde se difama a la víctima, crear páginas web donde se puntúa a los compañeros de clase "más tontos", usurpar su identidad para hacerles quedar mal de alguna forma o realizar llamadas amenazantes al celular.

Consecuencias psicológicas del ciberacoso 
Los efectos psicológicos son los mismos que los de la agresión "tradicional": aislamiento social, depresión, baja autoestima, disminución del bienestar psicológico, descenso del rendimiento académico, rechazo de la vida escolar. Según los expertos las víctimas pueden ser propensas asentirse deshumanizadas o desamparadas en el momento del ataque.

En ocasiones, el bullying cara a cara desemboca en ciberacoso. Y muchos escolares sufren ambos tipos. El problema del "ciberbullying" es que a los escolares les resulta muy difícil protegerse de éste porque deberían dejar de usar las redes sociales, el correo electrónico o el celular, y que  hoy resultan habituales resultan para los jóvenes. 

Agresores y víctimas 
Se menciona que el 50% de las víctimas de conocen a sus agresores, aunque las nuevas tecnologías permiten a los acosadores realizar sus agresiones psicológicas y salvaguardar su anonimato, siempre que quieran. "Muchos de ellos saben que la verdadera tortura es decirle a sus víctimas: ¿Sabes quién soy? Es una forma de saborear el poder. En otras ocasiones, no quieren darse a conocer por miedo a las posibles represalias. 

Prevenir y detectar
Este tipo de problema puede estar más a la vista de los padres que el realizado cara a cara, por lo  que es aconsejable que los progenitores supervisen la utilización de las nuevas tecnologías de sus hijos. Sin embargo, el internet, el celular o las redes sociales, entre otras, son tecnologías imprescindibles hoy en día para la formación, la comunicación y el entretenimiento de los estudiantes. No hay que censurarles, sino todo lo contrario.

La comunicación con los hijos es imprescindible, los hijos deben sentir que pueden confiar en los padres.  Muchos tiene evitan decir que sufren ciberacoso, por el temor a que les quiten la conexión a internet, por ejemplo, por lo que es preferible nos regañarlos ni castigarlos en este situación. 
Algunos síntomas de que un escolar atraviesa esta situación son:

·         Interrumpe o modifica de forma extraña el uso de las nuevas tecnologías

·         Intenta contactar con desconocidos a través de Internet

·         Sufre cambios de humor o si tiene problemas en su rendimiento académico

¿Quiénes Somos?

En Juguete Terapia nos dedicamos a crear juguetes didácticos y terapéuticos que son de gran ayuda para maestros, psicólogos, pediatras, papás y lo más importante, ¡para los niños!

Leer más