BlogImage

Cada vez más niños varones tienen anorexia

Una de cada nueve niñas presentan esta enfermedad y tres de cada siete bulimia, afirma el especialista en trastornos de la alimentación.

En México el problema de anorexia ya empieza a presentarse en los niños y adolescentes varones entre 8 y 13 años de edad. Entre los diversos factores que confluyen en la generación de este trastorno de la alimentación se encuentra un entorno social donde la imagen extremadamente delgada es la que rige y el hecho de que al ser calificados como gordos haya una connotación peyorativa y discriminatoria, comenta el psiquiatra y psicoanalista Jorge Armando Barriguete Meléndez, especialista en trastornos de la alimentación.

En estudios recientes, dice, se ha demostrado que los niños y niñas con una edad promedio de diez años ya tienen una noción ideal del cuerpo, de ahí que una de cada nueve niñas presenten problemas de anorexia y tres de cada siete de bulimia. Esta situación ya se empieza a presentar en los niños. En algunos estudios se vio que el calificativo de gordo (en los menores de edad) tiene connotaciones de malo, feo, sucio y oscuro, lo cual debe poner en alerta a los padres para evitar ofenderlos. Barriguete Meléndez recientemente recibió la máxima distinción que otorga el gobierno de Jacques Chirac al ser nombrado Caballero de la Legión de Honor, de manos del canciller de dicha Orden, el general Douin, y del embajador de Francia en México, Philippe Faur, por sus investigaciones en áreas como trastornos de la alimentación, psiquiatría perinatal e intercultural y los programas de educación a distancia. Dicho trabajo lo ha realizado a lo largo de más de dos décadas en colaboración con expertos franceses.

El especialista refiere que después de estudiar en Francia, en la Universidad París XIII, las especialidades de psiquiatría perinatal y trastornos de la alimentación en el lapso de 1981 a 1985, al retornar a la capital del país participa en la fundación de la primera Clínica de Trastornos de la Alimentación en el Instituto Nacional de Nutrición de la Secretaría de Salud.

Niños anoréxicos

“La población que teníamos eran jovencitas con anorexia, cuyo nivel socioeconómico era elevado. Después descubrimos que se empezaron a presentar casos de bulimia junto con anorexia; asimismo, casos donde la edad empieza a bajar: cada vez son más chicas, y el nivel socioeconómico también. Actualmente ya empezamos a ver niños anoréxicos, algo que no teníamos registrado”, describe el también miembro de la International Psychoanalytical Association.

Los factores que llevan a la generación de un trastorno alimenticio “coinciden con un cambio endocrino fuerte en la pubertad, es decir, una situación de modificación brutal del cuerpo y de la imagen corporal, también resultado de todos estos cambios físicos y hormonales; una sensibilidad afectiva importante, junto con un problema de identidad (en el caso de las niñas) en un mundo definido y manejado por hombres. A esto se suma un entorno social donde la imagen extremadamente delgada es la que rige, además se conjunta con una situación difícil de los padres”.

El ex presidente de la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría (1993-1995) comparte que en México debe existir un modelo médico para la atención de los trastornos de la alimentación. Es decir, clínicas de día o mediodía, sin tratamiento hospitalario y en el que la familia tenga un papel activo. “Hay ofrecimientos públicos en el Instituto Nacional de Nutrición y en el Instituto Nacional de Psiquiatría, pero sigue siendo poco porque la demanda es muy grande”. A diferencia del modelo en Estados Unidos, donde los jóvenes son independientes desde los 18 años, el de México incluye a la familia, pues culturalmente no es mal visto que el joven de 20 años continúe al lado de sus padres y cuando tiene problemas los comparta con ellos o sus familiares cercanos. El especialista refiere que en el tratamiento de los trastornos de la alimentación se atienden las áreas emocional, física, familiar, grupal y social. “Estamos en una situación privilegiada porque podemos tomar lo mejor de los modelos de Francia, Estados Unidos e incluso Italia y España, además de hacer propuestas innovadoras”.

“Tuve la suerte de estar en temas nuevos relativamente y que pueden ofrecer una reflexión interesante a lo que es la salud mental. El tratamiento y prevención de los trastornos de la alimentación y de las adicciones”. Debido a que son conductas correlacionadas, precisa.

Psiquiatría perinatal

El también fundador y vicepresidente en 1995 de la Asociación Franco-Mexicana de Psiquiatría y Salud Mental explica que la siquiatría perinatal consiste en estudiar todo lo que rodea al nacimiento y hasta los tres años de vida.Aquí es donde puede uno trabajar en el espacio donde la mujer se vuelve madre y el bebé su hijo, que es la parentalidad. Se les tiene que explicar a los padres cómo en su mente hay muchos bebés: el bebé real, que es el que se mueve; el bebé imaginario, que es lo que uno quisiera. Aquí se elige el nombre de la criatura, que es una proyección de lo que ellos desean que sea, y aquí se empiezan a dar cuenta de que les da miedo de que éste no pueda cumplirlo. También está el bebé fantasía, que es la parte que no resolvieron en la infancia y, por último, el bebé cultural. Por ejemplo, en la cultura africana significa el regreso del abuelo. Son cosas que tienen que ver con la mente y las emociones.

En la actualidad, precisa, las mujeres que se convierten en madres y que trabajan generan culpa, debido a que no realizan el mismo rol de madre de tiempo completo. La condición óptima es que sea una madre que no desea ser perfecta y que el esposo no le exija esto, por el contrario, que sea un relevo en esta función. Sin embargo, en el país esto es complicado, ya que aún predomina la cultura machista, pero las nuevas generaciones de padres ya participan en las labores de cuidados y educación de los hijos.

 

¿Quiénes Somos?

En Juguete Terapia nos dedicamos a crear juguetes didácticos y terapéuticos que son de gran ayuda para maestros, psicólogos, pediatras, papás y lo más importante, ¡para los niños!

Leer más