BlogImage

Este niño tiene algo...

Tal vez es porque no tiene hermanos, tal vez son celos por el nuevo hermano, a la mejor es porque es el más chico/el de en medio/el mayor, lo tienes muy consentido, es que le falta atención, lo que necesita es disciplina, seguro es porque eres madre soltera, seguro es porque su papá y tu tienen problemas, porque eres viuda, por que trabajas mucho, porque no trabajas y estás todo el tiempo con él, porque se cambiaron de casa, porque está muy mal educado, con 2 nalgadas se le quita, por que fuiste mama ya muy grande, por que fuiste una madre adolescente, por que come muy mal etc., etc. La lista puede seguir¡uff! Tú no tienes idea que está pasando con tu hijo pero el pediatra, tu familia, en la escuela y tus amistades también lo notan y tienen 300 teorías y consejos no pedidos para diagnosticar a tu hijo. Tal vez está atrasado en el lenguaje para la edad que tiene o no habla nada, hace berrinches, no le gusta que lo saluden, o no le gusta ser el centro de atención, no juega correctamente con los juguetes, no desarrolla juego simbólico, gira, apila objetos, tiene comportamientos repetitivos, se obsesiona con las cosas, tiene problemas con algunas sensaciones. Puede ser que te parezca que tiene una resistencia mayor al dolor físico de lo normal, te escuchas diciendo se puede pegar durísimo y no parece importarle mucho. A la mejor camina de puntitas o tal vez te toma de la mano para mostrarte sus necesidades.

Puede tener alguna o todas estas características y muchas más, finalmente después de especular, leer mil artículos que te hacen click o de contar con un doctor alerta a estas señales sospechan que puede tener autismo. La mala noticia es que no hay una prueba de sangre u orina que nos de un positivo o negativo. La buena noticia es que eso que no sabías que era pero que sabias era algo ya tiene nombre, y sabiendo donde estamos parados tenemos el 50% del camino recorrido. Las características del autismo son tantas que pueden ser confundidos con otros síndromes o problemas de conducta. Digo otro síndrome por que el autismo no es una enfermedad, es un síndrome. Para confirmar el diagnóstico es necesario que un especialista muy bien calificado (o varios) después de descartar otras posibilidades y estudiar el caso del niño lleguen a la conclusión que por las características que presenta efectivamente es autismo. Generalmente en ese momento te enteras que hay grados de autismo, debido a que los niveles de inteligencia, la gama de capacidades y las conductas pueden observarse en diversos niveles, sin embargo, aún para aquellos que poseen una capacidad intelectual promedio o superior, vivir con autismo se convierte en un reto diario. Pues bien ya estamos aquí y ahora ¿por dónde empezamos?

Algunas sugerencias son Si lo crees necesario pide una segunda, tercera o cuarta opinión de un especialista en niños, neurólogo, psiquiatra, terapeuta, etc. Hasta que sientas que te hace sentido lo que te dicen. No te culpes ni dejes que nadie te culpe, hasta hoy solo hay teorías de que lo puede causar, pero nada confirmado, están los que dicen que es la oxitocina en el parto, la calidad de la comida actual, las vacunas, genético, etc. Hay pistas y ninguna dice que es culpa tuya. No aceptes opiniones o comentarios que los alejen de la meta de salir adelante con tu hijo. Ten fe, en ti, en tu hijo, en el universo en Dios, en lo que quieras pero ten fe en que estarán bien. Lee sobre el tema, conoce gente que viva algo similar y que te pueda ayudar con su experiencia. Conoce e infórmate de los tipos de terapia que existen, ¿cuál crees que sea más adecuada para tu hijo? ¿Cuál te gustaría probar?

Afortunadamente hay muchas opciones y muchas puedes y debes practicarlas tú con tu hijo. La escuela o el terapeuta más caro no necesariamente es el mejor. Aprende y desarrolla técnicas para hacerse la vida diaria más fácil para todos. Anticipar berrinches y evitarlos en la medida de lo posible en algunos casos se logra, avisarle cuando vayan a hacer algo o a ir a algún lugar nuevo para que no se altere tanto.

Involucra e informa a todos a tu alrededor para que sean de ayuda y no empeoren alguna situación complicada que se presente. Adquiere un chaleco con peso para tranquilizarlo cuando necesite un abrazo si no le gusta el contacto físico, etc. ¿Suena agotador? Sí lo es, pero créeme te vas a sorprender al descubrir habilidades que no sabías que tu y también tu hijo tienen. ¿Quién dijo que ser papá o mamá sería fácil? Pero las satisfacciones y alegrías que un hijo nos puede dar son infinitas. Lo sé, en mi caso la vida nunca fue tan sorprendente, retadora, feliz e increíblemente satisfactoria como a partir de que fui mamá.

Fuente: http://blogs.eluniversal.com.mx/wweblogs_detalle.php?p_fecha=2012-05-16&p_id_blog=162&p_id_tema=16319

Alejandra Moreno

¿Quiénes Somos?

En Juguete Terapia nos dedicamos a crear juguetes didácticos y terapéuticos que son de gran ayuda para maestros, psicólogos, pediatras, papás y lo más importante, ¡para los niños!

Leer más